Historia

El Teatro Aula Magna de la Universidad Santa María constituye uno de los principales escenarios de la cultura en Chile. Su historia comienza el 19 de abril de 1941, con la inauguración de su sala de conciertos, momento de gran trascendencia que contó con la presencia del mandatario de la época, S.E. Presidente de la República Pedro Aguirre Cerda.

En la ocasión dirigió un discurso Agustín Edwards Mc Clure, principal gestor de este centro para el arte y la cultura, albacea de Federico Santa María. Algunas de sus palabras en esa oportunidad fueron: “En medio de los talleres, de los laboratorios y de las clases, se yergue, como un santuario en que flotará el espíritu por encima de la materia, y se cultivará el arte que vive y prospera junto con la libertad humana en todas sus manifestaciones, y, entre ellas, la música, la única lengua universal que todos comprendemos y admiramos, y que nos sigue en la vida desde la cuna a la tumba. ¡Música!”

Una vez pronunciadas las palabras inaugurales se dio pasó a la presentación de la Orquesta Sinfónica de Chile, la cual actuó bajo la batuta del director austriaco Erich Kleiber, con un repertorio dedicado a Ludwig van Beethoven.

Con una capacidad de más de 1.250 butacas, 700 en platea baja y el resto en platea alta, el Aula Magna es reconocida como una de las salas con la mejor acústica del país. Su sello es la realización de actividades artísticas de trascendencia nacional e internacional, como temporadas musicales, presentaciones teatrales, exposiciones, ópera, jazz, folclore, entre otros.

Entre los múltiples directores y artistas que se han presentado en el escenario del Aula destacan Fritz Busch, Herbert von Karajan, Malcolm Sargent y Zubin Mehta, sin olvidar a Claudio Arrau, Rosita Renard, Gerry Mulligan, Isaac Stern, Ballet Bolshoi, Yehudi Menuhin, Jascha Heifetz, Narciso Yepes, Nicanor Zabaleta, Niños Cantores de Viena, Teatro Negro de Praga, Ópera de Beijing, Teatro Nacional de España y variadas orquestas, directores y artistas nacionales, entre otros.

Su Temporada Artística, con más de siete décadas de vida, fue declarada en el año 2011 como Patrimonio Intangible de Valparaíso, reconocimiento que da prueba del valor que esta tiene para la actividad cultural de la ciudad y el país.